EL CAMPO VENEZOLANO



"SI EL CAMPO CRECE, TODO EL PAIS CRECE, SI AL CAMPO LE VA BIEN, A TODA VENEZUELA LE VA BIEN"

29 jun. 2016

Gerson Pabón (Fedeagro): Inseguridad en las vías ha reducido traslado de hortalizas al centro del país

Photo published for Gerson Pabón (Fedeagro): Inseguridad en las vías ha reducido traslado de hortalizas al centro del...
   Ultima Hora Digital

Productores y transportistas temen por su seguridad en las carreteras del país, ante los continuos saqueos de camiones cargados de alimentos que se han registrado en algunas vías de diversos estados, en los que los conductores son sometidos por personas en masa que se apoderan de los productos.
Gerson Pabón, director de Hortalizas de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro), señaló que cada día la situación es más difícil, especialmente ahora que los transportistas están siendo objeto de saqueos a la hora de movilizar los alimentos hacia el centro del país.
“Para nadie es un secreto que el pueblo tiene hambre y lamentablemente se están presentando acontecimientos indeseables con los cargamentos; cuando el conductor se detiene en ‘policías acostados’, la gente se apodera de la mercancía, esto ha ocurrido ya en varios estados, entre ellos Guárico, Portuguesa y Cojedes”, denunció.
Sostuvo que en algunos casos los camiones saqueados ni siquiera transportan alimentos, pero las personas se apoderan del producto como ocurrió recientemente en Guárico, donde desmantelaron un cargamento de insumos agrícolas.
“Ante esta situación, como no hay garantía por parte del Estado venezolano, se ha reducido el transporte de hortalizas desde los Andes. 
No hay seguridad, hemos planteado esta situación a los organismos como las Redi, pero ellos argumentan que no cuentan con equipos antimotines y que no pueden hacer nada contra el pueblo”, lamentó.
El directivo de Fedeagro expresó que el Gobierno ha sido sordo ante la crisis que atraviesa el sector productivo. 
“El ministro Wilmar Castro, que sale de Portuguesa, prometió maravillas, pero hasta ahora no ha hecho nada, la situación es difícil y debería haber un poco más de seguridad en las vías; el Estado debe asumir esa responsabilidad para que la comida pueda llegar al pueblo venezolano y no se quede a mitad de camino”, enfatizó.
Cada día peor
En otro tema, el también vicepresidente de la Asociación de Productores de Papa del estado Táchira (Propatáchira), advirtió que el sector hortalizas está cada vez peor. 
“La situación está más difícil de lo que se había planteado a principios de año, seguimos esperando la semilla de papa que nunca llegó y la semilla de hortalizas, que tampoco fue entregada por Agropatria”.
Dijo que desde hace dos meses no llegan fertilizantes a la región de los Andes, luego que el ministro Castro Soteldo suspendiera el despacho por parte de Pequiven. 
“Tenemos un pedido de 29 solicitudes ya canceladas y lamentablemente Agropatria no ha despachado los insumos”, añadió.
Otro problema que se presenta, es que los pocos herbicidas que se consiguen, tanto en Agropatria como en el mercado negro, no cuentan con la concentración adecuada. 
“Se gastan hasta tres litros de un producto que no tiene impacto en la maleza”.
Hasta este semestre
Gerson Pabón, director de Fedeagro, puntualizó que debido a la escasez de semillas en los rubros de hortalizas, solo hay insumos para cubrir la siembra de este semestre. 
“Lamentablemente para el 2017 no se podrán surtir los supermercados y ferias, porque este año no hemos recibido nada de insumos”, sentenció.

28 jun. 2016

Pequeños empresarios cuestionan aplicación del sistema de distribución casa por casa


ELIZABETH OSTOS   Analitica

El presidente de la Cámara de las Micros, Pequeñas y Medianas Industrias y Empresas del estado Portuguesa (Asopemi), Manuel Domínguez, manifestó su preocupación ante la dificultades que presentan los comercios de la entidad con el sistema de distribución de bolsas con productos de la cesta básica casa por casa, a través de los Clap.
“Tenemos una arremetida fiscal con la supervisión de entes del Estado que nos están poniendo en jaque, y más aun ahora con estos decretos donde los comerciantes deben enviarle los productos de la cesta básica a las alcaldías y gobernaciones para ser distribuidos a través de los famosos Clap.”
Domínguez explicó que los códigos de distribución y el pago de los productos a las empresas son realizados por los comerciantes privados, ademas del pago de impuestos a los ayuntamientos, lo cual asegura está afectando el flujo de caja, debido a que deben esperarse lapsos de tiempo indeterminados para el retorno del dinero por parte del gobierno.
“El llamado nuestro desde las pymes de Portuguesa es que tenemos la mejor disposición del empresariado que lo ha demostrado una y mil veces, de que estamos dispuestos a trabajar por este país y lo estamos haciendo, y la mejor evidencia es que el 90% de las industrias y empresas del país son pymes”.

Productores vigilan en grupo las fincas de Rosario de Perijá

El robo del ganado, de equipos, de materiales agropecuarios, vehículos y hasta el de la comida destinada para alimentar a los trabajadores de las fincas supera el récord de inseguridad en menos de un año. Tras el descuartizamiento de vacas y los atracos en la carretera, los productores se organizaron para vigilar y hacer rondas en los predios de Rosario de Perijá.
La Verdad

El robo del ganado, de equipos, de materiales agropecuarios, vehículos y hasta el de la comida destinada para alimentar a los trabajadores de las fincas supera el récord de inseguridad en menos de un año. 
Tras el descuartizamiento de vacas y los atracos en la carretera, los productores se organizaron para vigilar y hacer rondas en los predios de Rosario de Perijá.
Ayer reunidos en Fegalado, representantes de Ugavi, Agadu, Upsajop, Gadema y Ugalab coincidieron en la emergencia por la inseguridad que azota la subregión de Perijá. 
La carretera Maracaibo-Machiques se convirtió en el centro de operaciones de la delincuencia que acata las unidades de leche y carne.
Más de 400 personas afectadas en un año, es la cifra que estimó Jorge Núñez, presidente de Gadema, al recordar los asaltos de grupos armados en la troncal. 
Lo grave es que ahora apunta a las vacas. 
“Hacen cortes como de bisturí” a las reses que descuartizan para robar las carnes, agregó Carlos Sandoval, presidente de Ugavi. 
El efecto de la inseguridad pone en peligro la producción alimentaria. Isidro Rincón, presidente de Agadu, recalcó que hay una “anarquía” que apunta a “todos” los niveles de la sociedad. Toca hasta instituciones públicas.
Núñez criticó que las consecuencias golpean la capacidad de recuperar la ganadería. Resaltó que el consumo per cápita bajó de 25 kilos a nueve kilos. 
Y ahora se suma la “amenaza de inspecciones” a fincas en seis estados, lamentó Gerardo Ávila, directivo de Fegalago. 
Son actuaciones del Inti que suenan a más complicaciones que incentivos. 
Desde las asociaciones de productores se cuestionó que mientras hay inflación, inseguridad, descuartizamiento de reses, las fiscalizaciones llegan sin responder a la demanda de revisión de precios. 
“Preocupa que no se haga actualización del precio de la carne”, destacó Ávila en el encuentro donde prevalecieron las denuncias de ataques a las unidades de producción de alimentos.

27 jun. 2016

¿Oirán a Andrés Kovalsky?


Resultado de imagen para Andrés Kowalski?
Jorge Euclides Ramírez    El Impulso

El doctor Andrés Kovalsky es el actual Viceministro de Agricultura y a diferencia de muchos funcionarios que han pasado por altos cargos de esta cartera él tiene como aval una sólida trayectoria como actor vinculado estrechamente al sector productivo venezolano, concretamente a los ganaderos. 

Tiene además la ventaja que posee un posdoctorado en genética y como promotor de desarrollo destaca su actividad al frente de NadBio, una fundación dedicada a mejorar el manejo de los rebaños bovinos a lo largo y ancho de Venezuela.
Es pues el doctor Kovalsky un profesional bien capacitado, bien relacionado con el gremio ganadero y con una ruta de éxitos dentro del agro venezolano, lo que se ignora es si sus planteamientos son escuchados debidamente, si su criterio forma parte de las decisiones políticas que en materia agropecuaria se toman desde los más altos niveles oficiales.


Muchos productores tienen puestas en él esperanzas para encontrar un camino de concertación entre el gobierno nacional y el sector privado, pero hasta los momentos no se han producido señales claras y definitivas que pueda lograrse un acuerdo confiable que permita la recuperación de los rubros agropecuarios que hoy se encuentran en déficit dramático y cuya causa fundamental han sido las expropiaciones y la ausencia de seguridad jurídica y personal para empresas e individuos que trabajan el campo venezolano.

Por ejemplo el INTI ha reiniciado procesos contra ganaderos ubicados en el estado Barinas, lo cual ha encendido las alarmas del gremio a nivel nacional. 

En momentos cuando estas medidas parecían estar superadas, como una demostración del gobierno para que los productores redoblaran esfuerzos para generar alimentos, surge nuevamente el fantasma de las expropiaciones. 

Frente a estos procederes absolutamente descabellados, los productores se preguntan: ¿Oirán a Andrés Kovalsky? 

Ellos confían en su buen criterio pero no saben si sus palabras tendrán receptividad en las altas esferas políticas del gobierno. Toca esperar.


Pero como la solución no es meramente llevar tranquilidad sino apoyar a personas e instituciones que están apostando por el resurgimiento de la agricultura nacional, le hacemos llegar al doctor Kovalsky las propuestas de Asocrica para incrementar la producción de leche en Venezuela.


Definir acciones que permitan a corto plazo el abastecimiento de vacunas para prevenir las enfermedades del rebaño bovino (muchas de ellas zoonóticas). 
La falta de fertilizantes puede tolerarse a pesar de que reporta menor productividad; la falta de alambres igual a pesar de que reporta una menor carga por hectárea, sin embargo la falta de vacunas entre otras antrax (carbón bacteridiano), encefalitis equina, RB51 (brucelosis) y estomatitis vesicular, ya que no solo ponen en riesgo la salud de nuestros animales sino que también puede afectar la salud de la población humana, con graves consecuencias de muerte.
•Proveer a los Laboratorios Regionales de Diagnóstico de los reactivos necesarios para que los productores podamos cumplir con los protocolos sanitarios vigentes.
•Promover el incremento de hembras en capacidad de producir leche y carne a través del efectivo apoyo a la producción de F1 (Cebú-Razas Lecheras (Carora) en alianza con Asocebú.

Esto pasaría con tu salud si comes 2 plátanos maduros al día

El Periodico venezolano

El plátano es una de las comidas con más propiedades en el mundo y, aunque no recomendamos abusar de él, su alto contenido en vitamina C, B6, ácido fólico y minerales como el magnesio y potasio, seguro te ayudará a llevar una vida más sana y a alejarte del médico.

Por su lenta digestión, es recomendable consumirlo temprano y no por las noches. Además, su contenido de triptófano -un precursor de la serotonina (también llamada “la hormona de la felicidad”)- te mantendrá con el ánimo arriba durante el día.

1. Regula tu temperatura

Si estás con fiebre o si, simplemente, el verano te vuelve loco, comer plátano te ayudará a disminuirtu temperatura corporal de manera 100% natural.
2. Combate la anemia

Es un alimento rico en hierro y, por ello, contribuye con el desarrollo de hemoglobina en la sangre y eso es lo que lo convierte en una excelente ayuda a tu tratamiento contra la anemia. (Recuerda que siempre necesitas control médico).

3. Calma tu estrés

La vitamina del complejo B se conoce por calmar el sistema nervioso y, por suerte, el plátano tienemucha de ella en su composición.

4. Evita el calor estomacal

Estas frutas son un antiácido natural y eso los hace perfectos para quienes sufren de acidez estomacal y reflujos constantes.

5. Más energía

Las vitaminas y minerales que contiene el plátano serán el suministro más indicado para aquellos que practican deporte. Además, su alto contenido de potasio evitará que tus músculos sufran calambres.
6. Regula tu presión arterial

El plátano es bajo en sal y rico en potasio. Eso hace que disminuya la presión arterial y el riesgo de sufrir un infarto.
7. Evita el estreñimiento

Su contenido de fibra lo hace bueno para evitar el estreñimiento. Pero recuerda comerlos cuando estén maduros, porque cuando están verdes, éstos contienen mucho almidón, dificultando su digestión.
8. Combate la depresión

El triptófano es un aminoácido con un rol protagónico en la liberación de serotonina que, a su vez, es un neurotransmisor que regula la ira, el humor y el sueño (entre otras sensaciones), todas ligadas a la depresión.

9. Te aleja de las úlceras

La textura suave del plátano logra crear una especie de capa que protege nuestro estómago de cualquier acidez o irritación.
Si vas a seguir estos consejos, recuerda no abusar de esta gentil fruta. Come sólo lo necesario y si alguna dolencia es insistente, no dudes en visitar al médico cuanto antes.

El preámbulo del hambre en Venezuela: la destrucción de su sector agrícola

El preámbulo del hambre en Venezuela: la destrucción de su sector agrícola
Werner Gutiérrez Ferrer   Mundo Agropecuario

En nuestra primera columna para el portal internacional Mundo Agropecuario titulada  Situación actual, y perspectivas futuras, del sector agroalimentario venezolano. Parte I, publicada el 26 de enero del presente año, hice un esbozo de las condiciones adversas que enfrentaba este sector estratégico del país con miras a satisfacer las necesidades de una población que ya sobrepasa los 30 millones de habitantes.
Han transcurrido cuatro meses desde ese análisis, en el cual pronosticaba que con el paso del tiempo solo se agravaría aun más el escenario, de insistir el gobierno nacional en la aplicación de un modelo agrícola – económico basado en un estado importador, productor, transformador y distribuidor de alimentos, sin garantizarle al sector privado agroproductor y agroindustrial, las condiciones necesarias para la cosecha y procesamiento de alimentos dentro de nuestras fronteras.
Al observar los balances presentados por la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro), la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga), inclusive al revisar la propia Memoria y Cuenta de los Ministerios del Poder Popular de Agricultura Productiva y Tierras, y de Alimentación, podemos concluir que la caída en la producción como consecuencia de insistir en aplicar un modelo agrícola y económico ineficiente y fracasado es prácticamente generalizada en todos los rubros.
Desde el año 2007 he venido alertando al país junto a otros grupos de especialistas en el tema agrícola que de continuar el modelo impulsado desde el gobierno nacional llegaríamos en pocos años a una caída, ya no circunstancial, sino estructural de la producción interna de alimentos, que de coincidir con una baja importante en los precios petroleros, como tristemente ocurrió, pondríamos en riesgo la seguridad alimentaria del Venezolano. 
Existe suficiente evidencia en los medios de comunicación impresa y audiovisual, de estas advertencias de nuestra parte.
El año agrícola 2014 presentó números realmente preocupantes. Según datos aportados por el doctor Carlos Machado Allison entre 2009 y 2014 la producción agrícola en Venezuela disminuyó 6,8%, pero al considerar que la población venezolana crece a una tasa del 1,6% anual, la caída per cápita de la actividad agrícola, fue cercana al 17%. 
Tomemos como ejemplo solo algunos de los rubros más emblemáticos en la agricultura vegetal venezolana.
Según los balances anuales presentados por Fedeagro para el año 2010 se cosecharon en Venezuela  799.712 hectáreas de maíz, mientras que para el 2014, solo se cosecharon  515.611 hectáreas, denotando una caída de 36 % en la superficie cosechada.
Para el cultivo de sorgo la caída en la superficie cosechada fue aún mayor, 68 %, pasando de 223.934 hectáreas en el 2010 a solo 70.983 hectáreas en el 2014. En caña de azúcar la caída en la superficie cosechada paso de 130.805 hectáreas en el 2010, a 94.976 hectáreas en el 2014, representando una caída de 27 %.
En el año 2010 190.440 hectáreas de café fueron cosechadas en el país según los balances presentados por Fedeagro, cayendo en el 2014 a 168.426 hectáreas, es decir una disminución de 12 %.
Este escenario se repite para la casi totalidad de los rubros agrícolas vegetales, resaltando que en el año 2014, 8 de los 12 rubros principales que producidos mostraron caída en la superficie cosechada al compararse con los resultados del 2013 (- 3% maíz, – 19% sorgo, – 65% girasol, – 31% papa, – 12% tomate, – 24% pimentón, – 8% caña de azúcar y café – 31%), y los otros 4 rubros, solo mostraron una “leve recuperación” que no puede catalogarse como crecimiento si se compara con la producción del año 2007 – 2008.
Desconociendo por completo los llamados que desde varios sectores del agro se hicieron para corregir, el gobierno nacional lejos de rectificar sus políticas, hizo caso omiso, y durante el año 2015, y lo que va del 2016, ha afianzado su modelo del Socialismo del Siglo XXI no solo negándole las posibilidades de crecimiento al sector privado venezolano, sino que sus medidas se han convertido en el lastre que ha originado una caída vertiginosa de la producción de alimentos a niveles jamás registrados en Venezuela.
Con respecto a los resultados del año agrícola venezolano 2015, ya para octubre de ese año, en reportaje que me publicó un diario del país, conociendo las proyecciones de producción lo califique como “el peor año de la agricultura y la ganadería venezolana de los últimos 60 años”. 
Lastimosamente para nuestra nación, ya conocidos los resultados del ciclo de invierno, culminada la zafra azucarera 2015 – 2016, y la cosecha del ciclo norte verano 2015 – 2016, mi definición está totalmente ajustada a la triste realidad de nuestros campos agrícolas.
En el balance que realiza Fedeagro,  de los doce rubros a los cuales esta organización le hace seguimiento once (11) muestran decrecimientos significativos en su producción (maíz –26%, arroz –30.4%, sorgo –20.6%, caña de azúcar –21.2%, naranja –17%, girasol –6.8%, café –18.2%, papa –51.2%, tomate –28.3%, cebolla –19.2%, pimentón –38.7%)  al comparar los resultados del año 2015 con respecto a los obtenidos en el 2014, solo hubo crecimiento para el cultivo de ajonjolí (+41.7%).
La triste radiografía del sector agrícola vegetal venezolano es aun más dramática si observamos los resultados de la comparación de la producción del año 2015, con respecto al año 2008, año a partir del cual comienza a marcarse el declive en la producción agrícola del país. 
En esta comparación se observa una drástica caída en la producción en diez de los doce rubros analizados (maíz –58.5%, arroz -37.3%, sorgo -80.5%, caña de azúcar -51.5%, girasol -80.0%, café -71.2%, papa -74.3%, cebolla -52.5%, tomate -18.7% y pimentón -40.9%).
Ha sido tan abrupta y evidente la caída en la producción agrícola en Venezuela, que hasta el propio Ministerio del Poder Popular de Agricultura Productiva y Tierras (MPPAT), organismo acostumbrado al “maquillaje de cifras”, en su Memoria y Cuenta del año 2015 presentada ante la Asamblea Nacional reconoce que de 57 renglones reportados en el ítem “superficie cosechada según productos”, 39 de éstos presentan contracción en las hectáreas alcanzadas. 
Señalan en su informe que en el año 2015, con respecto al 2014, la superficie cosechada se redujo en un 10%, pasando de1.923.665 hectáreas en el año 2014, a 1.728.601 hectáreas en el 2015.
Una cifra que llama poderosamente la atención y que es un excelente indicador de lo que significo la caída en la actividad agrícola de Venezuela en el año 2015, es la contracción del PIB Agrícola en -15.6% según información que reporta la Comisión Especial para el Estudio de la Crisis Alimentaria de Venezuela de la Asamblea Nacional.
Una caída tan significativa en el PIB Agrícola es originada no solo por lo ya descrito en el rubro agrícola vegetal. 
En el área de la producción animal, la misma memoria y cuenta del MPPAT reconoce la caída de los rubros ganaderos durante el año 2015. 
El número de cabezas de ganado bovino se redujo en 6,52%. 
Para el caso del sector porcino reportan una caída de 3,84%, mientras que para el número de cabezas de caprinos la caída fue de 0,5% y en ovinos de 0,64%. Mientras que para la producción de huevos de  consumo la caída en la producción es de 2,94%.
Contradictoriamente, estas cifras difieren con lo afirmado por el propio MPPAT Wilmar Castro Soteldo durante reciente visita al estado Zulia indicando que el rebaño actual bovino de Venezuela es de 16.500.000 cabezas. 
Olvida este funcionario que en las Memoria y Cuenta de su ministerio de los años 2012 – 2013 este organismo reporto que el rebaño estaba cercano a los 14.500.000 cabezas, siendo biológicamente imposible que se haya incrementado alrededor de un 12% en dos años, y menos aun cuando en el año 2015 la propia Memoria y Cuenta del MPPAT reporta el beneficio de 1.904.716 cabezas, y para el 2014 2.038.778 cabezas.
Adicionalmente, para desmentir esta afirmación del actual ministro, hay que considerar las muertes ocurridas entre el 2014 – 2015 y parte del 2016 por el intenso verano sufrido en las zonas productoras. 
Se estima que las muertes están por sobre las 100.000 cabezas, afirmando algunos sectores que se pudieron haber perdido inclusive más de 300.000 cabezas, además que por efecto de la adversidad climática se redujo significativamente la eficiencia reproductiva de los rebaños, es decir el numero de preñeces y por ende de pariciones.
También parece hacer caso omiso el ciudadano ministro Castro Soteldo a una realidad que está a la vista de todos y de la cual la propia FANB, el gobernador del Zulia y su propio ministerio tienen conocimiento sobre la extracción de ganado bovino y bufalino hacia Colombia, negocio que manejan grupos irregulares armados en complicidad con los cuerpos de seguridad del estado venezolano según lo han denunciado distintas instancias del gobierno del vecino país. 
Aun cuando no hay cifras sobre cuantas cabezas pudo haberse perdido, en estos últimos tres años personalidades del vecino país estiman el ingreso de hasta 1.000.000 de cabezas a su territorio a través de la frontera venezolana.
En lo personal coincido parcialmente con las estimaciones de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (FEDENAGA), que nuestro rebaño para los años 2012 – 2013 estuvo alrededor de las 12.500.000 cabezas. 
Para el presente año debemos estar cercanos a las 9.000.000 cabezas de ganado, presenciando una caída en la producción de carne bovina y leche en Venezuela en los últimos tres años de alrededor del 30 a 40 %, inclusive algunos sectores hablan de hasta un 50 %.
Por esta razón difiero por completo de la cifra presentada por el MPPAT en su memoria y cuenta del año 2015 según la cual la producción de leche en el país en el 2015 con respecto al 2014 creció en 3.91 %. 
Es imposible en un país donde la ganadería es básicamente de doble propósito (carne – leche) que reportándose una caída en la producción de carne, exista incremento en la producción de leche, máximo cuando venimos de tres años consecutivos de intenso verano y en el cual los productores no tuvieron acceso oportuno a alimentos balanceados para sus rebaños, y los que lograron adquirirlo fue con marcados sobreprecios por lo que la cantidad consumida por su ganado era significativamente menor.
Durante el período 1998 – 2016 nuestro país no sólo ha visto decaer su producción agrícola vegetal – animal interna, sino que presenciamos el incremento significativo de las importaciones agroalimentarias pasando de importar 1.200 millones de dólares en 1998, a adquirir en el año 2013 por sobre los 8.000 millones de dólares en alimentos. 
Las importaciones de estos rubros de primera necesidad, solo para este período crecieron un 541%, la mayoría de ellas sin pagar aranceles, y realizadas a una tasa de cambio que genera una competencia desleal con la producción interna de alimentos.
Sólo la caída del precio internacional del petróleo obligo a un gobierno acostumbrado al despilfarro, ineficiencia y corrupción en los procesos de importaciones agroalimentarias a disminuir el monto y volumen a que venían acostumbrados importar, lo que les permitía “disimular” el daño causado al sector agroalimentario nacional, manteniendo satisfecha la oferta interna de alimentos.
Desde el 2014, y a la presente fecha, la caída en las importaciones, junto a la ya descrita disminución en la producción interna de alimentos por parte del sector primario de nuestra economía, produjo una disminución en la oferta, y por ende ha generado una demanda insatisfecha produciendo ya síntomas inequívocos de un pueblo sufriendo hambre por inaccesibilidad de alimentos, fenómeno que continuare desnudando ante el país y el mundo, en las próximas columnas para Mundo Agropecuario.

Cámara de Comercio de Vargas advierte que fallas en importaciones sobrepasan 80%

Eduardo Quintana informó que los buques que llegan a las aduanas “no traen las importaciones necesarias para cubrir la demanda en los anaqueles”.
Foto: Referencial
Union Radio
El presidente de la Cámara de Comercio del estado Vargas, Eduardo Quintana, afirmó que las deficiencias en cuanto a las importaciones han traspasado el 80%, ya que “los puertos están vacíos, debido a que apenas está llegando un buque que trae 579 contenedores de mercancía variadas”.
“Lamentablemente no son las importaciones necesarias para cubrir la demanda en los anaqueles, ni las necesarias para reactivar la productividad de las empresas, pues no traen los productos requeridos para destinarlos a la actividad laboral”, afirmó Quintana; al tiempo que refirió que esto se debe “precisamente por la incapacidad que ha aflorado en no tener nada en los anaqueles y ningún producto para producir en las plantas”.
Durante un contacto al programa Sheina y Gustavo por Unión Radio, denunció que, a pesar de no contar con la información de cuáles productos traía el buque, si sabe que dentro de él,  “vienen cinco líneas más que están trayendo sus cargas allí, porque no tienen capacidad de logística operativa para traer sus contenedores, es decir que seis navieras están viniendo en un solo buque para traer 579 contenedores”.