EL CAMPO VENEZOLANO



"SI EL CAMPO CRECE, TODO EL PAIS CRECE, SI AL CAMPO LE VA BIEN, A TODA VENEZUELA LE VA BIEN"

3 ago. 2015

Carniceros de Aragua agotaron solicitudes de reunión con autoridades

Marianela Ágreda Armas   El Carabobeño

Cartas van y van. Nunca regresan en forma de respuesta. La situación que atraviesan los carniceros de Aragua se aleja de una posible solución por parte de las autoridades. Mientras el Estado obliga la venta a precio regulado de 250 bolívares por kilo, a los expendedores les llega la carne a más del doble. Imposible venderla a pérdida.
Marcelino Fernández, presidente de la Asociación de Carniceros de Aragua (CarniAragua), señaló que en la entidad agotaron las solicitudes de diálogo
El Gobernador Tareck El Aissami; el comandante de la Zona de Defensa Integral (ZODI), general Jesús Suárez Chourio; la directora del Sundde, Vichyomir D’Agosto, son algunas de las autoriddes regionales que recibieron cartas de CarniAragua solicitando una reunión a fin de buscar solución al conflicto cárnico. 
Hasta ahora no hay respuesta. “Nos dijeron en la gobernación que el Gobernador no nos podía atender y que nuestro caso lo pasaron al departamento de economía”. 
De ese otro departamento tampoco hay respuesta desde hace 8 días.
Fernández destacó que en el Zulia la asociación de carniceros logró reunión con el alto mando militar y el primer mandatario regional. 
En Aragua la situación es distinta y se repite a escala nacional. “Le enviamos twitter al ministro Osorio y al Presidente Nicolás Maduro y tampoco hay respuesta”.
Según Fernández, en Aragua hay supermercados que no expenden carnes desde hace seis mesesEl temor a ser multados por el Sundde los obliga a radicalizar la decisión de no vender el producto. 
“El gobierno no quiere que haya gente productiva en el país, porque muchos establecimientos no venden carnes por las fiscalizaciones, multas y ventas controladas”. 
Pidió una vez más al Ejecutivo nacional que tome cartas en el asunto y que no proceda a elaborar estructuras de costos que se aplican con seis meses de antigüedad en un país donde según Fernández, la inflación alcanza el 150 por ciento.
Martínez: Fedecámaras debe buscar una conexión más eficiente con el país
Entrevistado este domingo por José Vicente Rangel. el nuevo presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, sostuvo que el gremio debe apuntarse a una conexión más eficiente con el país, los trabajadores y el empresariado.
Resultado de imagen para francisco martinez televen
Ultimas Noticias   Ver Entrevista Completa.
Entrevistado este domingo por José Vicente Rangel. el nuevo presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, sostuvo que el gremio debe apuntarse a una conexión más eficiente con el país, los trabajadores y el empresariado.

A su juicio, la forma de hacerlo es abocarse a influir directamente en los cambios económicos del país. “Nosotros desde Fedecámaras podemos realizar muchos aportes al país pues es innegable la actual crisis que estamos viviendo y la cual debe ser atacada de manera consensuada con ambos sectores del país”.

Martínez aseguró que se deben buscar los consensos necesarios para que los sectores públicos y privados accionen de forma mancomunada y así lograr un modelo económico que permita el desarrollo del país de manera sostenida.

2 ago. 2015

Sin semillas sector agropecuario nacional


Rosmir Sivira   El Impulso

En 2014 ocho de los doce rubros agrícolas más importantes del país registraron mermas significativas en sus niveles de producción y pareciera que Venezuela continúa transitando la misma senda.
A principios de 2015, el sector productor de papa dijo haber recibido un 30% de semilla dañada y recientemente el sector arroz realizó denuncias similares. Los rubros maíz, sorgo y hortalizas, también presentan índices en baja. 
Esto a pesar de que en 2007 Venezuela alcanzó uno de sus mayores picos productivos de la historia.
Si a esto se suma que solo 10 de los 84 cultivos que se practican en el país cuentan con una certificación de semilla (garantía de adaptación en distintos ambientes, nacional o importada), se podría hablar entonces de una actividad económica en descuido.
Así lo calificó Hernán Laurentín, docente de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA) y especialista en Genética y Producción de Semilla, quien detalló que Venezuela cuenta con certificación para las semillas de maíz, arroz, ajonjolí, sorgo, algodón, girasol, papa, caraota, frijol y soya, pero no para los otros 74 cultivos, lo que no da garantías de producción, ni de presencia de semilla.

Refirió se trata entonces de una agricultura que no abastece al mercado nacional, lo que implica una dependencia de la importación de semilla y/o producto terminado.
"Pero sea cual sea la vida se atenta contra la soberanía alimentaria. Estamos hablando que Venezuela no es un país soberano agrícolamente”, manifestó el docente.
Sobre este aspecto también fue consultado el primer vicepresidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro), Aquiles Hopkins, quien detalló que el déficit de semillas de hortalizas en 2015, por ejemplo, ha sido uno de los más altos, motivado al cerco que se ha hecho a los proveedores privados.
"Mientras el Estado, a través de sus empresas, pretenda monopolizar la distribución de semillas y agroquímicos en el país, las condiciones para la agricultura no mejorarán… 
Mientras el Estado no comprenda que es necesario que nos den las herramientas para producir lo `Hecho en Venezuela´ y tampoco se priorice la producción nacional por encima de las importaciones, ni se reconozcan las estructuras de costo, seguiremos teniendo los mismos resultados que el país enfrenta actualmente”, apuntó.
Señaló que cualquier prerrogativa, en cualquier escenario es nociva para el desarrollo del sector. "Más aún, si quien gesta ese monopolio, actúa de manera ineficiente en el mercado”.

La transición

Algunos sectores han señalado que el actual deterioro del sector es consecuencia de la transición de Agroisleña a Agropatria, tras su expropiación en 2010.
Hopkins calificó dicho cambio como negativo, debido a que la filial gubernamental se ha convertido en un monopolio ineficiente de la distribución de agroquímicos y semillas en el país.
Laurentín, comentó que el proceso agrícola ha representado un déficit de insumos importante, más no en el proceso productivo de semillas, ya que esta era importadora de las mismas, ni financiaba programas de mejoramiento genético.
Por su parte, Gerson Pabón, director general de Fedeagro, apuntó que Agropatria no surte ni siquiera el 65% de lo que cubría Agroisleña en su gestión. "Han tratado de solventar la crisis agrícola y les ha sido cuesta arriba, debido a la mala gerencia”.
A esto sumó la falta de personal técnico y calificado. Señaló que en la empresa laboran personas "con un carné político”, sin conocimientos en el área, lo cual ha llevado al fracaso de la empresa.
Considera que si Agropatria surtiera las tiendas como su antecesora y despachara al productor sus requerimientos, "sin cola ni burocracia”, debería funcionar correctamente.
Actualmente Agropatria no oferta ni siquiera el 25% de los insumos con que contaba Agroisleña. Hopkins advirtió que si se desea recuperar la producción nacional y la oferta en el campo venezolano, es necesario regresar el espacio en el mercado a los actores privados de insumos, de semillas, agroquímicos, semillas, repuestos y maquinarias.

Estímulo al sector

Pabón apuntó que en aquel entonces Agroisleña cubría en 90% la demanda del sector hortalizas, a fin de dar ejemplo de la importancia de la empresa para la actividad agropecuaria.
En tal sentido, recordó que la empresa ofrecía financiamiento a los productores, previa evaluación técnica, lo cual era un importante estímulo en el sector, que actualmente no existe.
Apuntó que si bien el Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras otorga créditos para la producción, se requiere de supervisión, además de apoyo a "los verdaderos productores”. 
Señaló que las fallas de la Misión AgroVenezuela, radican en el otorgamiento de créditos a personas que no son afines a la actividad.
El vicepresidente de Fedeagro subrayó que Agropatria depende de este ministerio.

Acompañamiento del Ministerio

Al consultarle sobre el acompañamiento del ministerio encargado, con motivo de la actual problemática de la semilla, manifestó que si bien la situación es propia del 2015, ha habido una "nefasta” gestión en los últimos nueve meses.
"Se hizo oídos sordos a las necesidades reales de la producción nacional”, comentó Hopkins, quien dijo estar seguro de que el ministro Yván Gil, cuenta con la experiencia y el conocimiento del sector, así como las propuestas hechas.
Comentario con el cual coincidió Pabón, quien indicó que Gil ha sido mucho más abierto que el representante anterior, Jorge Luis Berroterán, quien no atendió al sector. No dudó que el ministerio cuente con personal capacitado para la verificación y acompañamiento de los procesos productivos.
En opinión de Hopkins será poco lo que se logre, mientras se desconozcan las estructuras de costos y se mantenga a los productores trabajando a pérdida. Apuntó que un progreso o mejora del sector, depende de la "voluntad política” del Gobierno nacional.
En tal sentido, subrayó que no es responsabilidad de los productores la carencia ni el ajuste en costos de productos como fertilizantes, repuestos, fletes y otros, cuyos incrementos ascienden hasta a un 800% en algunos de los casos.

El potencial de Venezuela

Gerson Pabón lamentó que se siga en los intentos fallidos de manejar la agricultura de puerto. Por tanto, considera que el Estado debe acordar junto con los productores los planes a ejecutar para que en el país se consuma lo "Hecho en Venezuela”.
Existen productores capacitados, los terrenos y agua para producir en el país, pero se requiere de la confianza del Estado, para que no se importen aquello que se puede obtener del país. Subrayó que si existe oferta de producción nacional, el Estado debe comprarla al precio que fijados según costos. Esto a fin de garantizar una mayor producción y continuidad en la siembra.
Al consultarle cómo afecta al productor nacional el desconocimiento de la estructura de costos y que, para la importación, se paguen precios superiores, señaló que esto aflige gravemente al productor. Calificó de inadmisible que se pague tanto a otros países por algo que en Venezuela se está en capacidad de producir.

Sin versión del Ministerio ni Agropatria

Para este trabajo, y con el fin de contrastar múltiples versiones, el equipo reporteril de este medio, intentó comunicarse con representantes del Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras, incluyendo al director en Lara, sin embargo, los funcionarios señalaron no estar autorizados para declarar a los medios de comunicación.
Igualmente, nos dirigimos a la sede de Agroisleña en Baquisimeto, también centro de Agropatria. No obstante, no fue posible obtener una versión oficial. Personal del departamento de prensa del lugar, dijo no estar autorizado para dar declaraciones.

Falta de planificación

Al consultarle a Laurentín sobre la carencia de programas de mejora genética de semillas, indicó que esto se debe a una "falta de visión a futuro y planificación”, porque se trata de procesos a largo plazos.
Explicó que un programa de mejoramiento genético puede tardar entre cinco y seis años, y otros cinco años el programa de multiplicación de semilla; tomaría por tanto diez años suplir la semilla nacional. 
Señaló por tanto, que se trata de un proceso que "electoralmente” no tiene dividendos políticos, por lo cual no ha sido apoyado.
"Si realmente tuviéramos una visión de país se hubiese comenzado no con diez, sino con la certificación de los 84 cultivos venezolanos y programas de mejoramiento genético”.
Apuntó que estas medidas aportarían al país no sólo la semilla, sino también una importante cantidad de empleos.
Laurentín aseguró que se trata de una situación que Venezuela arrastra desde sus inicios como país agricultor.

“Maduro intensifica la guerra contra el sector alimentario”

El diario español El País publicó una nota en la que se advierte sobre la intervención del Estado en todos los órdenes de la vida nacional y la implantación de un modelo económico que pone obstáculos de toda clase al empresariado.

| Foto Archivo
El Pais   El Nacional

Nada desvía al presidente Nicolás Maduro de su empeño por convertir a Venezuela en un remedo de los países comunistas de la Guerra Fría, de acuerdo con una nota publicada este sábado en el diario español El País.
El gobierno decidió el pasado miércoles tomar un terreno en La Yaguara para construir viviendas populares. El espacio sirve de centro de distribución de las empresas Pepsi Cola de Venezuela, Cargill y Alimentos Polar.
La mañana del jueves los consejos comunales, organizaciones de base del chavismo, celebraban la decisión. Los empleados de las compañías afectadas protestaban antes de que la Guardia Nacional tomara las instalaciones. 
“Trabajo sí, expropiación no”, gritaban como consigna. El pasado 26 de marzo Maduro se había comprometido con la comunidad de Antímano, de tradición chavista, a construir viviendas para 140 familias, recordó el opositor diario El Nacional.

“El noble propósito del chavismo de intentar saldar la deuda social y destinar los mejores terrenos de la capital venezolana para la gente está colisionando con la urgencia de garantizar el despacho de productos básicos en la peor crisis de abastecimiento de los últimos tiempos. 
La decisión manda una pésima señal a las empresas que aún producen en Venezuela y revive al monstruo de las expropiaciones por utilidad pública, un recurso muy utilizado por Hugo Chávez, pero al que casi nunca ha apelado el Gobierno de Maduro”, agrega la nota.
Empresas Polar, principal productor de insumos de la canasta básica, emitió un comunicado en el que denuncia que el despacho de los productos de sus filiales Pepsi Cola y Alimentos Polar se ha interrumpido. 
Desde ese centro de distribución salían cada mes 12.000 toneladas de alimentos y seis millones de litros de bebidas a 19 municipios del área metropolitana de Caracas y los vecinos Estados de Vargas y Miranda. 
También hay riesgo de pérdida de empleos en un país con un alto índice de emprendimiento y con pocas plazas vacantes por la falta de inversión privada.
De acuerdo con la información publicada en el diario español, la decisión del gobierno revela hasta qué punto Maduro está dispuesto a llegar para concretar el proyecto de país que dejó escrito Chávez: “una intervención del Estado en todos los órdenes de la vida nacional y un modelo económico que pone obstáculos de toda clase al empresariado”.
Lea la nota completa de El País aquí

Importaciones de bienes solo mejorarán el abastecimiento en 20%

20 productos esenciales que representan 34,5% de los 58 artículos que contiene la canasta básica familiar estuvieron escasos en junio.
60% de las importaciones las realizará este año el sector público | FOTO: Archivo
Las arcas del gobierno se han debilitado por la caída del precio del petróleo. Este año entrarán por concepto de venta de hidrocarburos 38 millardos de dólares, de los cuales 28 millardos se destinarán a importaciones, 33% menos que en 2014, cuando se dedicaron 42 millardos de dólares.
De los 28 millardos de dólares, aproximadamente 4 millardos se utilizaron para la importación de alimentos y productos de aseo personal e higiene del hogar ³con el fin de bajar los niveles de angustia de los ciudadanos durante las próximos meses², informó una fuente vinculada con el sector agrícola que pidió mantener su nombre en reserva.
Señaló que en los próximos días entrarán al país bienes prioritarios que permitirán, por unos tres meses, llenar los anaqueles. Calcula que el abastecimiento mejorará 20% en redes públicas y privadas.

Sin embargo, la medida no soluciona el problema de escasez que, de acuerdo con cálculos de Datanálisis, en Caracas se ubicó en 60,7% en mayo. Mientras, el Cendas informó que en junio estuvieron ausentes 20 productos esenciales, que representan 34,5% de los 58 artículos que contiene la canasta básica familiar.
La fuente también indicó que el Ejecutivo realiza esfuerzos para aumentar la oferta de productos de la cesta básica durante la próxima campaña electoral.
Para frenar la escasez están trayendo productos prioritarios de Brasil, Argentina y Centroamérica como pollo, carne, café y azúcar, además de desodorantes, toallas sanitarias, champú, jabón de tocador, pasta dental, detergente, desinfectante y jabón líquido.
A esto se le suma el trueque que ha promovido el Ejecutivo como otra forma de obtener alimentos. El gobierno de Uruguay confirmó que ese país exportará 235.000 toneladas de alimentos a Venezuela a cambio de crudo, equivalente a una cifra algo superior a 300 millones de dólares, como parte del acuerdo suscrito por ambas naciones para pagar la deuda de la petrolera uruguaya Ancap y abastecer el mercado venezolano.
La fuente destacó que el Ejecutivo tiene años destruyendo la producción nacional y fomentando las importaciones, actividad que depende del flujo de divisas. Indicó que este año 60% de las importaciones las realizará el sector público, lo que afecta al privado, cuyo acceso a las divisas es limitado.
Mesas técnicas 
La disminución de las importaciones también se debe a la presión que han ejercido los productores agrícolas en las mesas técnicas, dijo una fuente del sector.
Antonio Pestana, presidente de Fedeagro, señaló que las importaciones deben ser complementarias y no constituirse en competencia para la producción nacional. Agregó que no pueden competir con productos comprados a un dólar a 6,30, pues sus costos de producción son elevados.
Otro logro de estos encuentros, indicó la fuente, es el compromiso del Ejecutivo de hacer un ajuste de precio a los agroproductores por encima de los costos de producción.
Pestana indicó que, en la reunión de la Comisión Presidencial Agroalimentaria, el vicepresidente Jorge Arreaza les garantizó que los productos no serán sometidos a precios por debajo de sus costos. Además, se comprometió a garantizar el suministro de agroquímicos.
El vocero de Federagro expresó que le informaron a la comisión que se quedaron sin sembrar 40% de los terrenos durante el ciclo de invierno y le pidieron que no los dejen baldío. Solicitaron sembrar en esas áreas cultivos no tradicionales como caraota, girasol, sorgo o maíz para disminuir las importaciones.
Afirmó que el sector requiere de 400 millones de dólares al año para el suministro de semillas y agroquímicos.
La fuente refirió que en las mesas técnicas los privados le han propuesto al Ejecutivo que les permita retomar las importaciones directas para ahorrar divisas y reducir tiempos de entrega.
Sin embargo, advirtió que esto es poco probable porque ³ha sido política de Estado controlar la compra en el extranjero y la distribución de los productos esenciales aunque las consecuencias han sido sobreprecio, retrasos en la entrega y envío de la mercancía a canales no tradicionales², dijo.
Distribución en riesgo
La Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos advirtió que la ocupación de las instalaciones industriales y comerciales de sus empresas afiliadas Nestlé de Venezuela, Cargill, Alimentos Polar Comercial, Pepsi-Cola Venezuela y Coca Cola FEMSA, afecta la operación logística de distribución de alimentos y bebidas, que es la que permite hacer llegar de manera eficiente los productos a los puntos de venta y al consumidor final.
CIFRAS
60%
de las importaciones las realizará este año el sector público, lo que esta afectando a las empresas privadas, cuyo acceso a las divisas es limitado
 235.000
toneladas de alimentos llegarán al país provenientes de Uruguay a cambio de petróleo, equivalente a una cifra algo superior a 300 millones de dólares

Compras "Graneadas"

Richard Mendoza   La Prensa de Barinas

En las últimas dos semanas del pasado mes de julio, los consumidores podían adquirir medio y hasta un kilogramo bien sea de tomates, cebollas o pimentones, pero desde ayer sábado, salieron con las manos en la cabeza del Mercado Municipal La Carolina, porque sus finanzas quedaron "mochas", debido a que cada una de estas hortalizas actualmente repunta entre 300 y hasta 400 bolívares.
Sobre esta situación, los expendedores de este recinto popular, comentaron que la clientela está recurriendo a la compra de las hortalizas en pocas cantidades por unidad.
"Ellos llevan las hortalizas, pero ya no es como en ocasiones anteriores donde en una sola venta por persona, se expendían hasta 2 y 3 kilogramos de cada una, sin embargo, ahora agarran dos tomates, tres cebollas y un pimentón, lo cual nos generan pocas ganancias como comerciantes", dijo Doménica Álvarez, expendedora de Mercado La Carolina.
Actualmente, el kilogramo de cebolla por cabeza, se ubica en Bs 300, donde hace 15 días, no sobrepasaba los Bs 200, pero ahora el saco cuesta 6 mil bolívares y esto ha obligado a un reajuste de precios para el consumidor.

Velásquez: El hambre se instaló en Venezuela y el pueblo está llegando al límite

Andrés Velásquez manifestó su rechazo a los sucesos ocurridos el pasado viernes 31 de julio en San Félix.

Andrés Velásquez | Foto: Prensa Solidaridad
El Nacional

El diputado a la Asamblea Nacional por el estado Bolívar y dirigente de la Causar R, Andrés Velásquez, afirmó que “el hambre se instaló en Venezuela y el pueblo está llegando al límite”.
Tras los sucesos ocurridos el pasado viernes 31 de julio en San Félix, que dejó como saldo un muerto, sesenta detenidos y varios expendios de alimentos saqueados en la avenida Manuel Piar de esa localidad, el parlamentario exigió al Gobierno nacional ofrecer respuestas que vayan más allá de argumentos como la denominada “Guerra Económica”.
Velásquez afirmó que “la situación de escasez y alto costo de la vida conllevará a la explosión al pueblo venezolano” y fue la causa de la situación vivida en Bolívar. 
“No hay alimentos, el Gobierno controla todo y no es capaz de dar ninguna solución para la dramática situación que está viviendo Venezuela. 
La población prácticamente está llegando al límite, los saqueos se vienen dando todos los días en comercios, gandolas de alimentos, centros de acopio. Esta es una situación generada por la desesperación” expuso.

Desestimó las declaraciones ofrecidas por el gobernador de esa entidad, Francisco Rangel Gómez, y calificó como “irresponsable” la información en la cual el mandatario aseveró que los sucesos ocurridos en San Félix fueron generados por grupos con fines políticos. 
“Rangel Gómez afirmó que no hay justificación para eso ya que aquí nadie está pasando hambre. Con toda seguridad a él y sus compinches de corrupción no les falta nada, el pueblo es el que pasa hambre”, destacó.
Velásquez indicó que la crisis económica y social que se vive a nivel nacional ha impactado con mayor fuerza en Bolívar. 
“Está siempre ha sido una zona con un elevado movimiento económico, que hoy está deprimido” dijo y señaló que se trata de una población que en su mayoría devenga salario mínimo, recursos con los que se les imposibilita acceder a alimentos básicos.