16/4/2014

Antes de crear más centrales, hay que "meterle el pecho" a los que ya existen











María Beatriz Parilli   Ultima Hora Digital

Productores de caña de azúcar estiman que los resultados de la zafra 2013-14 serán inferiores a los obtenidos en el lapso 2012-13, debido principalmente a las fallas que aún siguen latentes en los centrales públicos y privados, de los cuales la mayoría trabajan por debajo de sus capacidades operativas.

Así lo planteó Blas Eloy García, coordinador nacional de la Red Socialista de Cañicultores de Venezuela (Redsocaven), luego de una reunión efectuada entre funcionarios de la Uemppat y representantes del Consejo Legislativo del estado Portuguesa (CLEP), con productores de la Industria Azucarera Santa Elena, factoría sumergida en una crisis desde inicios del actual período de molienda.

El vocero criticó que el presidente de la junta interventora de la CVA-Azúcar, G/D Wilfredo Silva, hable de la construcción de cinco centrales, cuando aún no se ha culminado el que desde hace 10 años se está erigiendo en el municipio Ospino, en Portuguesa. Considera que lo más justo es “meterle el pecho” y darle mayor prioridad a los que existen en Venezuela.

García señaló que las industrias privadas -las cuales generan el 70% del azúcar que se produce en el país- están trabajando apenas un 37% de su capacidad instalada, mientras que las factorías manejadas por el Estado enfrentan serios problemas como es el caso del central Santa Elena, donde los cañicultores ni siquiera tienen recursos para pagar los servicios de cosecha, ya que el precio de la materia prima está por debajo de los costos operativos y no han cobrado el subsidio prometido para inicios de la zafra.

Estas irregularidades pasarán factura al final de la zafra, cuyos resultados rondarán los 5 millones de toneladas de caña procesada, lo que significa una caída en torno a las aproximadamente 6 millones de tons. obtenidas en la molienda 2012-13, según indicó García.

En la mesa de trabajo con funcionarios regionales, los productores -quienes ya levantaron la toma que sostuvieron la semana pasada en la Uemppat- reiteraron sus peticiones en torno al pago del subsidio y la fijación del precio del azúcar que a nivel de consumidor se habla de que tendrá un costo de 12 bolívares, cuyo 60% (8,57 bolívares) corresponderá a los agricultores.

También se acordó enviar un listado al MAT de los productores que no han recibido el subsidio, además cuantificar las hectáreas que quedarán diferidas y realizar contraloría para evaluar la situación de la factoría. Por parte de la Uemppat, los funcionarios se comprometieron a que la próxima semana iniciarán los despachos de insumos y los pagos que adeudan a los cañicultores y a las empresas que prestan el servicio de cosecha.

Incumplimiento

En paralelo, los voceros del Sindicato de Trabajadores de la Industria Azucarera Santa Elena, Henry Márquez, José Veloza y César Molina, declararon que la junta interventora del ingenio ha venido incumpliendo el pago del 30% del aumento salarial decretado por el Gobierno nacional, al tiempo que piden que se les explique el destino que tendrán los 9 centrales manejados por la CVA Azúcar, tras la eliminación de esta instancia por la cual se ven afectados 5 mil empleos, entre directos e indirectos.

“Asimismo, exigimos el pago de horas extras y retroactivos salariales. Rechazamos que la factoría sea manejada por efectivos de la Guardia Nacional, cuando tenemos suficiente personal capacitado para ocupar los altos cargos, y que ningún miembro de la junta interventora no se haya presentado a la reunión que tuvimos en la Inspectoría del Trabajo, por lo que estamos a las puertas de un conflicto”, acotaron.

15/4/2014

Mercal subió precios de 9 alimentos entre 20% y 66% en abril

El kilo de caraotas, que se vendía en 4 bolívares hace un mes, subió a 6 bolívares. Las arvejas pasaron de 3 a 5 bolívares.

Mercal sigue siendo la red de mayor cobertura en ventas y beneficiarios | Foto Archivo El Nacional
KATIUSKA HERNÁNDEZ   el nacional

A menos de un mes de haberse anunciado que los precios de los alimentos en la red de bodegas de Mercal subirían progresivamente, se produjo otro incremento. Esta vez fueron nueve los alimentos que registraron alzas en los precios de venta al publico, según la lista publicada por Mercal en su página web.
El kilo de leche en polvo que se vendía en 12 bolívares, ahora está en 14 bolívares: subió 16,6%. El de arroz blanco de mesa pasó de 2,50 a 3 bolívares, lo que representa 20% de aumento. La carne de primera varió de 15 a 18 bolívares, un repunte de 20%, y la harina de maíz de 2,50 a 3,50 bolívares, un alza de 40%.
Las lentejas también subieron de precio, de 3 bolívares a 5 bolívares, un incremento de 66,6%, y la margarina de 500 gramos de 2,50 a 4 bolívares, aumentó 60%. Las caraotas negras pasaron de 4 bolívares en diciembre de 2013 a 6 bolívares este mes, lo que significa un alza de 50%.
El pollo se mantiene en 10 bolívares el kilo, la mortadela en 7 bolívares, la pasta en 2,50 bolívares el kilo y la harina de trigo, que cuando se consigue  se vende en las bodegas de Mercal en 12 bolívares.
En Pdval los precios son los regulados fijados en las distintas resoluciones publicadas en Gaceta Oficial. Por ejemplo, la leche se mantiene en 32,04 bolívares la bolsa, al igual que en los abastos Bicentenario. Los precios en Mercal siguen estando por debajo de los regulados.
El ministro de Alimentación, Félix Osorio, explicó en marzo que los precios en Mercal se adecuarían cada cierto tiempo para evitar que al ser tan económicos se generen distorsiones como contrabando, desviación al mercado informal y hasta robos de mercancía.
Desde que se creó en 2003 la red de bodegas Mercal, han subido 3 veces los precios de varios de los  14 productos subsidiados. La primera vez fue en 2009, luego en diciembre de 2013 y ahora en abril de 2014.

Escasez de alimentos básicos se ubicó en 60,2% en marzo

65,2% de la población redujo sus compras en 2013, reportó Datanálisis.


imageRotate
ANGIE CONTRERAS C. |  EL UNIVERSAL

La escasez de alimentos regulados se agravó en el país y en marzo se ubicó en 60,2%.

Al cierre del primer trimestre de este año la escasez promedió 51,9%, de acuerdo con la última medición difundida por Datanálisis. Esto incluye supermercados de cadena, independientes, abastos, bodegas, el comercio informal, Mercal, Pdval y Abastos Bicentenario.

En una visita al mercado el consumidor conseguiría, en promedio, 9 de 18 de los productos que conforman la cesta básica.

En comparación con lo registrado en el primer trimestre de 2012, el índice de escasez aumentó 36 puntos porcentuales y 14,7 puntos con respecto a 2013. En comparación al índice obtenido entre los dos primeros meses del año y marzo, la variación fue de 12,5 puntos porcentuales.

De acuerdo con las mediciones de la firma, en 2013 la escasez promedió 37,2%, en 2012 15,9% y en 2011 se situó en 19,1%.

En cuanto a los hábitos de compra del consumidor, los datos acumulados durante 2013 develaron tendencias negativas respecto a años anteriores, pues 65,2% de la población compró menos el año pasado.

En detalle, 31,9% de los consultados por Datanálisis manifestó que compra en menos cantidades; 21,4% indicó que eliminó o dejó de comprar algunos productos o marcas; y 11,9% dijo que compró con menos frecuencia.

El reporte parcial señala que, en comparación con años anteriores, aumentó el número de personas que compra en menor cantidad; mientras que la tendencia de quienes compran con menos frecuencia se mantiene.

Percepción negativa 

La visión que tienen los venezolanos sobre los problemas del país ha cambiado substancialmente en el último año. En una muestra de 1.298 personas, 48,4% indicó que los problemas económicos los afectan principalmente.

En ese sentido, 21,8% identificó al alto costo de la vida como el principal problema del país; 19,3% señaló que es el desabastecimiento de alimentos; 4,5% dijo que es el desempleo y 2,8% mencionó la crisis económica.

Hace 12 meses 57% de la población señalaba que su principal problema era la inseguridad personal y la delincuencia, y hoy sigue siéndolo para 40% de los consultados.

"Esto significa dos cosas: no se trata de que la incidencia de la delincuencia haya bajado, sino que la percepción del problema económico ha subido significativamente. Segundo, la problemática económica es mucho más apremiante que la delincuencia, porque ésta última es sólo una probabilidad, mientras que el empobrecimiento es una realidad de la que, quien la sufre, no escapa en ningún momento", señala el reporte de Datanálisis.

Entre otros problemas los venezolanos identificaron, en la encuesta, la corrupción 1,8%; ausencia de inversión privada 1,2%; violencia política 0,8% y el control de cambio 0,5%.

Este último resultado refleja también la visión de quienes creen que el Gobierno es el principal problema del país.
Resoluciones Aprobadas de La COSALFA 41 

Banner

Ver Resoluciones.
MEDICINA VETERINARIA PREVENTIVA


JULIÁN CASTRO MARRERO

La política de los servicios de salud animal debería orientarse de forma que proporcione una contribución efectiva al desarrollo global del país, con el objeto de mejorar el nivel de vida de sus habitantes; para lo cual es necesario obtener el necesario apoyo político, económico y público.

En esa conceptuación, la atención sanitaria veterinaria, privada y oficial, orienta sus acciones a dar apoyo a la construcción de un perfil de salud animal acorde con las exigencias de la seguridad alimentaría, la salud pública, el comercio pecuario internacional y el trato adecuado de los animales.

La administración de la salud animal de un país demanda un eficiente  mecanismo sistematizado de vigilancia epidemiológica, como base fundamental de sus programas sanitarios, servicios cuarentenarios y planes de emergencias.

 La vigilancia epidemiológica es la observación y análisis de la ocurrencia de las enfermedades, de su distribución y de los factores de su determinación y control, para la toma de decisiones. Constituye un sistema dinámico que se utiliza para observar de cerca y en forma permanente los aspectos de la conducta y las variables condicionantes al proceso salud-enfermedad. Mediante la identificación de los hechos, la recolección, análisis e interpretación sistemática de los datos, la distribución de los resultados y de las recomendaciones para la acción.

En Venezuela, dentro de la organización de los Servicios de Sanidad Animal del Ministerio de Agricultura y Cría, con la cooperación de la Organización Panamericana  de la Salud, se introdujo en 1973 un sistema de notificación semanal para enfermedades vesiculares (Castro.) posteriormente extendido a encefalitis equina, cólera porcino y rabia bovina, también en ese mismo año se colocó en practica el uso de las coordenadas geográficas para la ubicación de los focos de la enfermedades de los animales que se registraban(Castro, J.). 

Para 1976 es elaborado e implantado un sistema de información y vigilancia epidemiológica para el servicio de sanidad animal (Alvarez, E. Castro, J., Rusian, L.) y en 1985 es diseñado e instrumentado un Proyecto de Creación de las Unidades Estatales de Epidemiología para la Dirección de Sanidad Animal (Castro, J.).

Esa organización de la vigilancia epidemiológica amerita ser constantemente actualizada en su orientación, dotación de equipos e inclusión y formación de personal. Para lo cual hay que leer el acontecer diario en el sector pecuario nacional e internacional. 

Lectura esta constante del entorno que permita dar respuesta a las necesidades identificadas. En este marco se identifica en la actualidad la necesidad de revisar en el país el funcionamiento de las Unidades de Epidemiología de nuestro de Servicio de Sanidad Agropecuaria. Ya que por la dinámica propia de las instituciones ha ocurrido la salida de personal especializado y no se están formando los sustitutos.

Es valida y oportuna la reflexión,  para llamar la atención en el sentido de adelantar acciones para que nuevamente, con el apoyo de las Facultades de Ciencias Veterinarias, se formen  Médicos Veterinarios especialistas en Medicina Veterinaria Preventiva,  que asuman la conducción de los sistemas de vigilancia  epidemiológica que dan soporte a la salud animal de la nación.

Por otra parte, la nueva definición de los Servicios de Sanidad Animal hace hincapié en la importante función que tiene el sector privado en la prestación de servicios, sobre todo en lo referente a la vigilancia de las enfermedades animales y a la puesta en práctica de las medidas sanitarias para su prevención, control y erradicación. 

De ahí que estas actividades necesariamente tienen que contar con una nutrida participación social, asunto que ha marcado a los programas exitosos que se observan en la actualidad en América del Sur.

Dentro de los mecanismos de evaluación de los servicios y programas sanitarios existe uno muy valido y sencillo, que es observar lo que están haciendo los que en nuestra región son exitosos.

Hay una constante en los servicios de sanidad animal que muestran una mayor eficiencia, y es el hecho de disponer de una plantilla técnica formada dentro de su seno y que va pasando sus experiencias de generación en generación, lógico con inclusiones de directivos y de personal reclutado con credenciales acordes con sus funciones.

Es fundamental identificar el funcionamiento de esas organizaciones y los resultados que obtienen, y comparar con nuestros componentes programáticos, como estos se vienen desarrollando y su eficiencia. Veamos un ejemplo esquematizado.
  
ACTUALIZACIÓN DE LOS SERVICIOS DE SANIDAD ANIMAL

ESTRATEGIAS A REVISAR:


CAPACITACIÓN
PARTICIPACIÓN SECTOR PRIVADO.
VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA.
SISTEMA DE REMUNERACIÓN.                                                                     
PROGRAMAS SANITARIOS.
ARTICULACIÓN INTERNACIONAL.
DESCENTRALIZACIÓN.
PLANIFICACIÓN
MEDIR ACTUACIÓN DE SERVICIOS EXITOSOS                                                     
FORMACIÓN PERMANENTE DE PERSONAL TÉCNICO.
ANALISIS
PARTICIPACIÓN SOCIAL.                                                                                     
INTRODUCCIÓN  DE CAMBIOS
ACTUALIZACIÓN DE UNIDADES DE EPIDEMIOLÓGIA
REMUNERACIÓN POR PRIMAS SEGÚN RANGO ACADEMICO.                                              
ACTUALIZACIÓN DE PROGRAMAS SANITARIOS.
INTEGRACIÓN SUBREGIONAL Y REGIONAL.
DESARROLLO LOCAL.
ARTICULACIÓN INTER-INSITUCIONAL.

  
Comentemos algunos de los cambios colocados en el esquema anterior.

 La formación constante de personal técnico es fundamental, ya que es una materia especializada, que en pregrado no se ve en profundidad; y existe la factibilidad de instruir profesionales ya sea a través de las agencias de cooperación internacional, pasantias en servicios de otros países o en postgrado de las universidades.

Hay que tener en consideración, que los diferentes  países han ajustado la organización de sus servicios de atención veterinaria teniendo como base, entre otros, los siguientes puntos: el desarrollo local como base de la planificación, la descentralización técnica y administrativa, la participación social, el fortalecimiento de la estructura de campo y laboratorio, automatización de los servicios, acceso a Internet, actualización de las bases legales, articulación Interinstitucional con organismos del sector y los gobiernos regional y local, creación de una unidad de asuntos internacionales y análisis de riesgo, capacitación continua del personal, gestión de calidad del servicio y apuntalar sus  convenios sanitarios de frontera y la integración subregional y regional.

 El proceso de atención zoosanitaria por su naturaleza debe ser descentralizado técnica y administrativamente en el manejo de los recursos y en sus mecanismos tácticos y operativos. Se fortalece así la toma de decisiones en la jurisdicción donde los hechos ocurren, es generada la información y se demanda oportuna capacidad de reaccionar.

Las dependencias oficiales tienen que protagonizar la conducción del fortalecimiento regional y local, al crear un tejido social de sustentación para que los recursos manejados descentralizadamente influyan positivamente en la calidad de gestión.

Al crear espacios de participación y concertación, se aumenta la capacidad de respuesta de los servicios, y simultáneamente se estimula el incremento de la incorporación de los productores y de diversos segmentos de la sociedad vinculados a la pecuaria.

La intersectorialidad e integración con otros programas y proyectos que estén en ejecución es una estrategia importante para complementar acciones y maximizar el aprovechamiento de los recursos humanos y materiales disponibles.

Articulación que lleva a incorporar a las representaciones técnico-administrativas de instituciones de otros sectores, como son investigación pecuaria, educación básica, media y superior, medio ambiente, policía, fuerzas armadas, gobernaciones y alcaldías.

Siendo primordial la presencia de colegios de profesionales, especialmente de médicos veterinarios, asociaciones de ganaderos y organizaciones de otros segmentos de la cadena productiva animal.

Como son frigoríficos, industrias procesadoras de carne, de la leche, del cuero, de la farmacéutica veterinaria, productores de alimentos para animales, transportistas y comercializadores de animales.  


Misión Alimentación se sostiene con importaciones

De las 4.911.099 toneladas adquiridas por CASA, empresa estatal, 88% fueron compradas a otros países y solo 12% a proveedores locales. Compras externas subieron 51%.

Operativo Mercal / AVN
KATIUSKA HERNÁNDEZ   el nacional

El abastecimiento y suministro de productos de primera necesidad de la Misión Alimentación depende en su mayoría de rubros importados por CASA, la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas, perteneciente al Estado.
Esta comercializadora compró el año pasado 4.911.099 toneladas de artículos, entre productos terminados y materia prima para el sector agroindustrial.
Del total de las compras 88%, es decir, 4.298.106 toneladas fueron adquiridas en el mercado internacional a otros países y solo 12%, el equivalente a 612.993 toneladas, a proveedores locales, según la Memoria y Cuenta del Ministerio de Alimentación de 2013.
El informe detalla que en un año las compras de alimentos de CASA para suministrar productos a las redes Mercal, Pdval, Abastos Bicentenario y otros programas sociales, además de algunos establecimientos privados, aumentaron 42,29%, de 3.451.254 toneladas en 2012 a 4.911.099 toneladas el año pasado. Al desglosar según el origen de los productos, la cantidad de rubros importados subió 51,4% en 2013 en comparación con 2012, al pasar de 2.838.850 toneladas a 4.298.106 toneladas. Mientras que las compras a proveedores nacionales apenas crecieron 0,09% en el mismo período, de 612.404 toneladas en 2012 a 612.993 en 2013.
CASA gastó en 2013 más de 40,69 millardos de bolívares en las 4.911.099 toneladas de productos alimenticios comprados, de las cuales 2.346.459 toneladas fueron de materia prima y 2.324.749 toneladas de alimentos terminados, además de 239.891 toneladas de la reserva estratégica.
Esta empresa firmó el año pasado acuerdos con siete países para las importaciones de rubros alimenticios: Argentina, Bielorrusia, Brasil,
Bolivia, Guayana, Nicaragua y Uruguay. De estos países se trajo arroz, pollo, azúcar, caraotas negras, carne, leche, aceite crudo de palma, aceite crudo de soya y aceite refinado de soya.

14/4/2014

Precios del pescado subieron 129,72% respecto a 2013

Hasta Bs 595 pagarán los consumidores por un kilo de mero esta Semana Santa.


imageRotate
ANGIE CONTRERAS C. |  EL UNIVERSAL

La escalada en los precios de los productos pesqueros aleja a los consumidores de los puntos de venta, incluso en la víspera de la Semana Santa que solía la época de mayor consumo.

Este año los precios del pescado lucen inalcanzables para muchos venezolanos. Con respecto a 2013, registran una variación promedio de 129,72% en 12 especies, la más alta de los últimos cinco años, de acuerdo con los recorridos realizados por este diario en mercados libre, supermercados y ferias del Gobierno.

Por un kilo de mero los consumidores deben pagar en promedio Bs 483,6, lo que significa un incremento de 189,4% con respecto al año pasado. Hasta Bs 595 venden este producto.

Entre las variedades que registraron mayor variación en el último año destacan: el salmón 268,5%; pargo 169,61%; thalí 158,68%; róbalo 117,68%; sardina 117,55%. El precio del camarón aumentó 133,33%, en promedio cuesta Bs 313,6; mientras que los calamares variaron 152,7%, en promedio cuestan Bs 183,3 el kilo. 

El kilo de pargo, una de las especies más buscadas por el consumidor, oscila entre Bs 320 y Bs 410, resultando más económico en los mercados libres.

Altos costos

Los comerciantes señalan que este año, pese a que hay más oferta de pescado que la temporada anterior, las ventas se han reducido 30% en comparación con 2013. Lo atribuyen fundamentalmente a los altos precios de los productos. 

Roberto Rodríguez, concesionario de Quinta Crespo, señaló que las personas se quejan de los precios, e indicó que los mismos al mayor han subido considerablemente.

Además los vendedores están afectados por el aumento de los costos operativos, y la escasez de papel y bolsas que también encarecen estos insumos.

Desde el año pasado, el Gobierno "reguló", fuera de la Gaceta Oficial, los precios de 10 especies. La mayoría no se consigue, y los que sí se encuentran no responden al valor fijado.

Los precios de la Feria Socialista del pescado, que organiza anualmente el Gobierno, también registraron una importante variación, entre 11% y 173%. 

Esto se debe a que el gobierno retiró el subsidio a los precios, con el fin de garantizar un mejor ingreso a los pescadores que arriman su producción a esas ferias.

Los consumidores son conscientes de que en las ferias del Gobierno los productos resultan más económicos. No obstante prefieren sacrificar cantidad con tal de no hacer cola.

Para mantener la tradición las personas compran por unidad o un pescado entero para rebanar, como medida de ahorro.

Cae la tradición

Las ventas de pescado salado también han estado bajas respecto a años anteriores, por los altos precios.

Las variedades saladas en los mercados municipales subieron entre 126% y 202% en el lapso de un año.

El kilo de curvina cuesta Bs 230; el de bagre Bs 208; el de cazón Bs 235 y por el carite pagan hasta Bs 235.

En las ferias socialistas, el pescado salado cuesta entre Bs 100 y Bs 130 el kilo.