EL CAMPO VENEZOLANO



"SI EL CAMPO CRECE, TODO EL PAIS CRECE, SI AL CAMPO LE VA BIEN, A TODA VENEZUELA LE VA BIEN"

18 nov. 2015

FEDECAMARAS Presenta Su Documento "COMPROMISO EN LIBERTAD"


Fedecamaras

Ver Documento Completo.

En Venezuela somos 30 millones de personas que queremos un mejor futuro. 

Queremos un país con fuentes de empleo y salarios decentes, tierras productivas, anaqueles llenos y donde ahorrar sea posible. 

Un país donde el bienestar de las familias esté fundado en el esfuerzo de los venezolanos, la fortaleza de su aparato productivo, el emprendimiento y la innovación, un país donde los jóvenes vean futuro. 

Después de la mayor bonanza petrolera de nuestra historia, ese país que soñamos y queremos, debería ser nuestra realidad.  

Venezuela es hoy un país muy distinto al que queremos. 

La economía nacional se ha deteriorado con cada terreno expropiado que dejó de producir, con cada obra de infraestructura que se dejó inconclusa, con cada trámite burocrático innecesario, con cada divisa que se adjudicó a empresas de maletín pero se le negó la adquisición de materia prima al sector formal constituido y también con cada amenaza hecha a la iniciativa privada. 

La dirección que siguió la política económica en estos años impuso incertidumbre, obstáculos y conflictos, cuando lo que necesitamos para crecer es un marco que premie y promueva el esfuerzo y la cooperación. 

Tenemos una economía débil porque se perdió la confianza que es indispensable para la inversión y el emprendimiento, y no puede haber bienestar sin crecimiento, ni crecimiento sin inversión. 

Los empresarios creemos en el futuro de los venezolanos y de Venezuela. 

Estamos convencidos de que trabajando juntos podemos generar trabajo decente, producir los bienes y servicios que necesita la población, y sustentar el aumento permanente de la calidad de vida de todos. 

Ahora, más que nunca, en medio de grandes dificultades, asumimos la responsabilidad de ofrecerle al país una propuesta para salir adelante. 

En nuestro documento “Compromiso con Venezuela”, aprobado en nuestra 70° Asamblea realizada en Paraguaná en junio de 2014, propusimos una completa agenda de desarrollo basada en el diálogo y el reconocimiento de nuestra realidad social. 

Ahora, un año después, seguimos avanzando en esta agenda y presentamos una serie de principios, acciones concretas en un plan integral y sistémico de transformación de nuestro marco regulatorio para recuperar la confianza, apoyar la producción y evitar un mayor deterioro de la economía y del bienestar de las familias venezolanas. 

Nos enfrentamos a problemas económicos profundos y complejos. 

No podemos responder a esa realidad con medidas parciales y, especialmente, no podemos responder con medidas que vayan en la misma dirección que las que nos trajeron a esta crisis. 

Tenemos que cambiar el rumbo, y eso no es sencillo, pero es posible. 

Necesitamos que nuestro marco regulatorio busque una actuación balanceada, justa y predecible de la ley; reduzca los obstáculos burocráticos a la producción y proteja el bienestar de los más vulnerables porque el crecimiento solo será sostenible si va de la mano con la justicia y la equidad. 

El que cada acción se realice con base en estos claros objetivos de lograr la recuperación y transformación positiva de nuestra economía es un elemento clave de esta propuesta. 

Una propuesta sistémica que va más allá de una colección de medidas aisladas que deben ser entendidas como el conjunto de transformación que requiere nuestro marco regulatorio y nuestra economía. 

No basta con corregir el sistema cambiario si los recursos no se manejan en un esquema libre y con certidumbre. 

Poco ayuda tener un mejor esquema cambiario si no se realizan cambios sustantivos en los esquemas de intervención directa en las actividades productivas. 

Solo mediante la aplicación global y sistemática de estas medidas se podrán obtener los beneficios de los cambios propuestos. 

La experiencia internacional es evidencia de que el desarrollo se persigue con pragmatismo, sabiendo que una buena medida es la que logra convertirse realmente en bienestar, y lo que no ha funcionado debe modificarse. 

Debemos comprometernos a trabajar desde ya para implementar medidas acertadas, con la vista puesta en el largo plazo, sin trabas ideológicas. 

Trabajando juntos podemos hacer mucho más que sobrevivir. 

Con el esfuerzo de todos podemos construir la economía fuerte y de oportunidades que todos los venezolanos queremos. 

Es momento de empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario